Cómo elegir una paleta de colores.

Te propongo algo. Abrí tu placard. Ahora mirá bien tus prendas, ¿hay algún color que se destaque? Hacé lo mismo con tu maquillaje. Ahora con los colores que hay en tu casa. Quizás preferís los colores vibrantes o a lo mejor los colores tierra. Pero sin duda, vas a haber un grupo de colores con el que te vas a sentir más identificada. 

En lo que a las marcas se refiere, los colores tienen un rol muy importante. Son una parte fundamental en la creación de la marca. Los colores, bien utilizados, van a beneficiar a la marca expresando su filosofía y diferenciándola de sus competidores. La paleta de colores es uno de los elementos que van a hacer que tu público objetivo entienda qué es lo que hace tu marca y va a ayudar a construir su identidad. 

Ahora bien, sabemos que suelen existir tendencias que marcan el uso de uno o varios colores. Si bien estas tendencias pueden resultar útiles, al menos para comenzar, es muy probable que lo que quieras sea construir una marca que perdure en el tiempo, por lo que, en mi opinión, sería preferible que te enfocaras en elegir colores con los que no corras el riesgo de tener que cambiarlos en el corto plazo. Aún cuando en el futuro tengas que hacer cambios en la identidad visual de tu marca, el hecho de conservar los colores va a hacer que tu marca resulte consistente. 

Entonces, ¿cómo se puede empezar a definir una paleta de colores? Supongo que de varias maneras. Yo te voy a proponer una que me parece sencilla y efectiva:

Definí la personalidad de tu marca.

Antes de ir a la parte visual de tu marca tenés que haber trazado una estrategia. Los colores que uses en tu marca tienen que reflejar los valores y la personalidad de tu marca. ¿Cómo describirías a tu marca en 3 o 5 palabras?

Asigná colores a esa personalidad.

Si bien hay subjetividades en cuanto a lo que puede representar un color para una persona o para otra, hay ciertos parámetros en los que podés basarte para encontrar colores que respondan a los adjetivos que le asignaste a tu marca. Si necesitás una guía rápida podés leer este artículo

Probá cómo funcionan.

Armá un tablero en Pinterest o usá la herramienta con la que te sientas más cómoda y combiná los colores que elegiste en el paso anterior. Fijate cómo conviven y si realmente expresan lo que querés transmitir. 

Elegí el color principal.

Acá es cuando elegís 1 o 2 colores que que van a ser los colores que identifiquen a tu marca. 

Elegí colores de acento.

Los colores de acento se utilizan cuando querés destacar algo con algún color diferente a los colores principales. 

Elegí colores neutros.

Los colores neutros pueden usarse como fondos o para hacer resaltar el resto de los colores. 

Quizás solo quieras usar dos colores y no necesites seguir hasta el último paso. Adaptá esta guía según tus necesidades, probá diferentes combinaciones hasta que encuentres la que represente mejor el espíritu de tu marca. Y, si tenés preguntas, no dudes en contactarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top