¿Te preguntaste alguna vez cómo las grandes marcas obtienen sus nombres? ¿Qué es lo que hizo a sus dueños elegir esos nombres y no otros?

Si das una mirada a las marcas que te rodean, seguramente te darás cuenta de que existen diferentes maneras de nombrar un negocio tales como:

Utilizar el nombre del fundador

Describir la actividad

Describir una experiencia o una imagen

Usar una palabra fuera de contexto

Inventar una palabra

Ahora, ¿cuál es la mejor manera de nombrar a tu emprendimiento? Tal vez ya tenés una idea de cuál querés que sea el nombre de tu negocio o tal vez estés totalmente perdida. Por supuesto que podés contratar a un especialista en estrategia de marca para que trabaje con vos en el desarrollo del nombre de tu empresa, sin embargo quizás no puedas hacer ese tipo de inversión o preferís hacer todo el proceso por tu cuenta.

El nombre de tu emprendimiento es una extensión de tu marca por lo que lo más conveniente sería primero desarrollar tu estrategia de marca y luego llegar a la parte del nombre. Deberías saber claramente cuáles son la misión y visión de tu negocio y luego tratar de encontrar un nombre que sea acorde a ellas. Sumergite en una sesión de brainstorming y pensá en distintas posibilidades que puedan funcionar.

Cuando selecciones posibles nombre para tu marca es necesario comprobar que estas opciones:

Muestran el espíritu de su marca:

Ya deberías haber definido cómo querés que tu audiencia se sienta con respecto a tu marca por lo que el nombre de la empresa debe ir en esa dirección.

Son simples: 

Fáciles de deletrear, fáciles de pronunciar, fáciles de recordar.

Se destacan de tus competidores: 

Aún cuando vendas el mismo producto o servicio que otras personas, tratá de usar palabras y conceptos diferentes.

Una vez que obtengas una lista de posibles nombres que sigan estos criterios es momento de ponerlos a prueba:

Mencioná esos nombres a distintas personas y pediles que los repitan.

Mencioná esos nombres a distintas personas y preguntales qué les viene a la mente cuando los escuchan.

Asegurate de que haya dominios disponibles que funcionen con esos nombres.

Para el momento en el que termines probablemente hayas reducido la lista a unos pocos nombres y por lo tanto es el momento de decidir cuál es el que representa más el espíritu de tu marca y resonará con tu cliente ideal.

¿Estás lista? Respirá profundamente, tomá lápiz y papel (o tu smartphone) y empezá a escribir posibles nombres para tu emprendimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top