Una de las herramientas más poderosas que existen en el ámbito del diseño es el color. Puede atraer la atención, evocar emociones o comunicar ideas, por lo tanto es importante que te tomes el tiempo necesario para elegir el color más adecuado para la pieza que estás creando.

Si estás en la etapa de creación de tu marca, en algún momento vas a elegir una paleta de color y para definirla es útil recordar qué es lo que querés transmitir y a quién. Luego podés hacer un detalle de cuántos colores estimás que vas a utilizar, por ejemplo: fondo, color principal, color secundario, etc.

Ahora, ¿cómo elegir el color correcto? Un mismo color puede afectar de manera diferente a dos personas distintas, además las connotaciones en cuanto al color pueden variar de una cultura a otra. Sin embargo, hay algunos parámetros que podemos usar de guía a la hora de elegir nuestra paleta de color:

Colores cálidos:

Transmiten energía, euforia y pasión.

Rojo: Se lo asocia al fuego y la violencia pero también al amor y la pasión. En diseño es un color que atrae mucho la atención. Los rojos más brillantes aportan energía y los más oscuros elegancia.

Naranja: Es un color relacionado con la energía y la felicidad. En diseño se destaca sin ser tan agresivo como el rojo.

Amarillo: Es el más brillante de colores cálidos. Y, obviamente está asociado al sol. Podés usar amarillo para transmitir alegría.

Colores fríos:

Transmiten calma y profesionalismo.

Verde: Simboliza la naturaleza y la salud. Los verdes más brillantes son más vibrantes y los más oscuros dan más estabilidad.

Azul: Es el color del cielo y el mar. Podés usarlo si querés transmitir calma y responsabilidad. Los azules más claros resultan refrescantes y los más oscuros transmiten sabiduría y confianza.

Violeta: Antiguamente se asociaba con la nobleza. Es un color que va a funcionar muy bien si querés transmitir creatividad, magia o romance.

Colores neutros:

Generalmente se combinan con colores más llamativos y su significado se ve afectado por estos.

Negro: Es el más fuerte de los colores neutros. Puede connotar tanto fuerza y autoridad como elegancia y misterio.

Blanco: Es el color de la pureza y la virtud. En diseño, el blanco puede aportar simplicidad y luz.Se asocia a la responsabilidad y seguridad. En tonalidades claras puede usarse en lugar de blanco y en tonalidades oscuras para reemplazar el negro.

Gris: Se asocia con la responsabilidad y la seguridad. En tonos claros puede reemplazar al blanco y en oscuros al negro.

Los colores que elijas van a hacer que la gente se sienta atraída o no hacia tu trabajo. Tené presente qué es lo que buscás transmitir. Jugá, experimentá, probá diferentes paletas hasta que encuentres la indicada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top